Escalivada

Cómo hacer escalivada casera

Escalivada de atún

La escalivada es una elaboración que puede adaptarse a muchas combinaciones diferentes.

Tanto si se hace de la manera más tradicional como si se quieren hacer variaciones como la que vamos a presentarte a continuación en esta receta, una deliciosa escalivada con atún.

Escalivada de atún

Una buena manera de tomar verdura y pescado en un plato sabroso y sano.

Ingredientes de la escalivada con atún

  • 1 berenjena mediana.
  • 1 pimiento rojo mediano.
  • 1 pimiento verde mediano.
  • 2 ajos picados.
  • 2 latas de atún al natural.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal (al gusto)

Método de elaboración de la escalivada con atún

Comenzaremos lavando bien el pimiento y la berenjena, se secan con papel absorbente y se les echa un chorrito de aceite a cada pieza, embadurnándolas por completo con las manos. Por otro lado, se hará una incisión en cada pieza para favorecer el escape del vapor del interior y se ponen en el mismo plato en el microondas.

Los dejaremos unos siete minutos a potencia máxima sin tapar. Tras ese tiempo se sacan, se dan la vuelta y se vuelven a meter, no sin antes haber comprobado en qué punto están. Al darles la vuelta, seguramente que no haya que ponerlos otros siete minutos de nuevo, quizá valga con dos minutos más, algo que podremos ir comprobando poco a poco hasta que se hagan.

Cuando estén hechos se sacan y con mucho cuidado para no quemarnos, se envuelven bien en papel de aluminio o papel film. Esto hará que suden y sea más fácil quitarles la piel. Cuando estén a temperatura ambiente podremos pelarlos fácilmente. Les retiraremos el pedúnculo, pepitas y los tejidos internos duros.

Cuando esté todo limpio podremos cortarlo en juliana, bien con un cuchillo o con las mismas manos, con lo que conseguiremos un aspecto mucho más rústico en la elaboración.

Cuando hayamos acabado lo dejaremos todo reservado en un bol, echaremos sal y lo removeremos todo para que el sabor se vaya mezclando correctamente. Lo probaremos y si está en el punto equilibrado, lo dejaremos, de lo contrario rectificaremos.

Pelaremos el ajo y lo picamos todo lo más fino posible, aunque también podemos rallarlo, y lo añadiremos al pimiento y berenjena que tenemos ya en el bol. Lo mezclamos bien, tapamos el recipiente y lo dejaremos en la nevera reposando unas dos horas para que todos los sabores se mezclen correctamente.

Cuando se haya acabado el tiempo se puede emplatar y en esto hay muchas opciones diferentes. Se puede hacer en forma de timbal, como un cilindro, es decir, una capa de berenjena, una de atún, una capa de pimiento, otra de atún, etc. lo prensamos bien para que se adhieran los ingredientes y lo coronamos con unas aceitunas negras por encima, un poco de cebollino o perejil picado y un generoso chorro de aceite de oliva.

En cambio, si queréis algo más rústico, podéis usar una cazuela de barro o un plato y poner la escalivada y el atún colocado con un poco de gusto. Y es que la presentación es el toque final a un buen trabajo en cocina.

Seguro que podremos sorprender a cualquier comensal con el delicioso sabor de esta elaboración gastronómica tan sana y tan sencilla que podemos comer en cualquier momento del año.

Aunque se puede servir como un buen primer plato, también puede hacerse a modo de entremeses y para ello hay que pasar todos los ingredientes por un procesador de comida que la triture toda pero solo un poco, sin convertirlo en una pasta, sino que se noten bien los trozos.

Se puede dejar en un bol o poner pequeñas porciones sobre tostas de pan al horno o rebanadas de pan de pueblo, seguro que sorprenderás a cualquier comensal, por exigente que éste sea.

¿Te animas a preparar un plato como este?